Aumento de plagas después del confinamiento

Este año está siendo atípico en todos los sentidos. También en lo que a plagas se refiere. Y es que, tal y como se empezó a apreciar durante las primeras semanas de “desconfinamiento”, las ciudades, domicilios particulares y edificios comunitarios han tenido que enfrentarse a visitas mucho más masivas y menos esperadas de insectos, roedores y demás seres vivos invasores.

Desde la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) – entidad de la que Plagastur forma parte – ya han advertido de lo importante que es contar con profesionales especializados en el control de plagas para combatir a estos pequeños forasteros no deseados. Ya no solo por tranquilidad y confort, sino por la seguridad ambiental y sanitaria de todos los ciudadanos. Analizamos a fondo el porqué de su incremento en estas momentos y la mejor manera de hacerles frente.

¿Por qué han aumentado las plagas después del confinamiento por COVID-19?

Mosquitos, ratas, garrapatas, cucarachas… Los “bichos” que, habitualmente, anuncian la llegada del periodo estival con el aumento de su presencia han roto todos los récords este año. Mientras los ciudadanos permanecían en casa, obedeciendo las órdenes gubernamentales para frenar el avance del coronavirus, los insectos, roedores y demás seres vivos responsables habituales de las plagas tomaron las calles. Como resultado, desde primavera se ha notado un aumento de su presencia habitual y se ha incrementado la necesidad de atención por parte de las empresas de sanidad ambiental y control de plagas.

¿Cuáles son las causas de este agravamiento? Estas son las principales:

  • Condiciones climatológicas. Esta primavera ha sido más lluviosa y calurosa de lo habitual. Esta circunstancia ha hecho posible, sobre todo, la proliferación de mosquitos, que ponen sus huevos en zonas de agua. Los que más preocupan son los “tigre”, responsables de transmitir enfermedades.
  • Reducción de la contaminación. Con la mayor parte de la población en casa y la consiguiente reducción de los desplazamientos, también han caído las emisiones de gases nocivos. Esto ha permitido que la naturaleza se recupere de los constantes ataques del ser humano, al menos, durante unos días. Pero este respiro para la biodiversidad también ha favorecido a las especies invasoras, que no han tardado mucho tiempo en hacer acto de presencia. 
  • La escasez de alimento. El consumo ha quedado relegado a los hogares. En consecuencia, especies como las ratas o las cucarachas han tenido que buscar alimento en zonas menos habituales. Edificios, pisos o locales vacíos pueden convertirse en su hogar durante estos meses y su comportamiento, como mera respuesta de supervivencia, puede ser mucho más agresivo.

La mejor manera de combatir estas plagas habituales en circunstancias tan peculiares como la actual – después del confinamiento – viene de la mano de expertos en sanidad ambiental como Plagastur. Si tienes problemas con especies invasoras en tu vivienda, tu edificio o tu local comercial, ponte en contacto con nosotros y resuélvelos de manera definitiva.