Medidas para evitar la legionella en el hogar

La legionella es una bacteria que puede ser peligrosa para nuestra salud. De hecho, puede ser realmente perjudicial. Por eso, es preciso llevar a cabo una total prevención para evitar su contagio. Desde Plagastur, nos gustaría aprovechar este post para ofrecerte una serie de medidas para evitar la legionella en el hogar. Seguro que te son de gran utilidad.

Como ya sabrás por un anterior artículo en este mismo blog en el que os explicamos qué es la legionella, la bacteria Legionella Pneumophila se desarrolla en todo tipo de ambientes acuáticos naturales, tales como ríos, lagos o embalses. Es a partir de ahí desde donde pueden trasladarse a distintos sistemas de abastecimientos de ciudades y pueblos, llegando hasta edificios de viviendas.

Para hacerlo, como es obvio, necesita que se den unas condiciones necesarias, como por ejemplo:

– Una temperatura entre 20 y 45ºC

– Que se produzca un estancamiento de agua y acumulación de amebas, bacterias o algas

– Que se forme una estructura de asentamiento defensivo frente a cualquier tipo de agresión exterior

Consejos para evitar la legionella en el hogar

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar la legionella en el hogar? ¿Qué medidas se pueden tomar para conseguir que nuestra casa esté libre de esta amenaza? Todo lo que hagamos, tendrá el fin de evitar que se den las condiciones necesarias para el desarrollo de la bacteria.

Así, si el inmueble dispone de depósitos de agua o tanques de agua para el consumo humano, habrá que realizar comprobaciones periódicas de su estado, protegerlos del calor excesivo o de la contaminación, instalar sistemas de renovación continua o limpiarlos y desinfectarlos una vez al año.

En segundo lugar, si el edificio tiene un sistema de agua caliente centralizado, resultará básico contar con un sistema de mantenimiento llevado a cabo por una empresa autorizada. O, en el caso de tener termos eléctricos en nuestra vivienda, se recomienda que la temperatura del acumulador no sea inferior a 60ºC.

En último lugar, hay que evitar el uso de filtros innecesarios, extremando su limpieza, purgar los grifos con poco uso o eliminar todas las incrustaciones de al que pudieran darse.