Desinfección y limpieza en tiempos de coronavirus

En estos días, la preocupación por el control de plagas en Asturias o por otros servicios de higienización ha pasado a un segundo plano. La propagación del coronavirus, su declaración como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estado de alarma decretado por el Gobierno y todas las circunstancias que lo rodean siguen protagonizando la mayor parte de las portadas y de las conversaciones, mientras esperamos su evolución y la superación de las circunstancias en el menor tiempo posible.

Desde Plagastur, como especialistas en servicios para la salud ambiental y alimentaria, queremos aportar nuestro granito de arena en la lucha contra la propagación del COVID-19. Para ello, hemos adaptado alguno de nuestros equipos a las labores de desinfección de espacios sometidos a mayor afluencia de gente. Te contamos cómo realizamos estas labores de limpieza del coronavirus.

El trabajo de profesionales en salud ambiental frente al COVID-19

Hospitales, centros residenciales, grandes o pequeñas superficies de alimentación… Son muchos los espacios que, por su condición como servicios esenciales, han permanecido y continúan abiertos al público. En estos casos, las labores de higienización y desinfección son primordiales para controlar y evitar los contagios por coronavirus.

Según los expertos, el virus puede permanecer activo durante varios días en aquellas superficies que han estado en contacto con personas infectadas. Por ejemplo, las barras de sujeción de un autobús, las manillas de las puertas de una habitación en una residencia de ancianos e, incluso, el suelo de cualquiera de estos espacios ya denominados “puntos calientes”. Ante esta circunstancia, cualquier labor de limpieza es vital para frenar la curva de contagios.

Desde ANECPLA, la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental, ya han comunicado las pautas imprescindibles que deben seguir todos los profesionales que se encarguen de estas labores de desinfección del coronavirus. Y desde Plagastur, como socios y colaboradores, las desgranamos:

  • Uso de desinfectantes no destinados a la aplicación directa en seres vivos y, por norma general, de lejía (recomendación directa del Ministerio de Sanidad).
  • Evaluación de la situación, con un diagnóstico y el análisis de posibles riesgos.
  • Elaboración del plan de desinfección, en el que se incluyan desde el personal a cargo hasta el tipo de desinfectante a utilizar.
  • Previsión y control de todos los residuos generados durante las labores de limpieza y desinfección.
  • Fase de ventilación. Los espacios que permanecen cerrados se convierten en un foco de propagación del virus y el contagio. Tanto en condiciones normales como después de una intensiva labor de desinfección, es importante dejar circular el aire, al menos, durante unos momentos al día.

Siguiendo las directrices de las autoridades y pendientes de las actualizaciones proporcionadas por ANECPLA, desde Plagastur nos comprometemos con esta lucha contra el coronavirus a través de nuestros técnicos profesionales encargados de la aplicación de biocidas. Estamos juntos en esto.