¿Qué son los ácaros?

Seguramente hayas escuchado que estamos rodeados de ellos o conozcas a alguna persona que les tiene alergia. Pero, ¿qué son los ácaros? ¿Por qué resultan peligrosos o cómo podemos librarnos de ellos? Desde Plagastur, como especialistas en este campo, vamos a tratar de contestar a estas preguntas en el próximo post de nuestro blog. ¡Comenzamos!

Es mucho tiempo el que acumulamos en el control de plagas. En todo este tiempo, hemos tenido la inmensa fortuna de ayudar a un gran número de personas a luchar y combatir contra toda clase de invasores, desde roedores hasta insectos. Por eso, somos conscientes que los ácaros, aunque invisibles, pueden ser causantes de una buena cantidad de problemas de salud.

Lo primero que tienes que saber es que estos insectos son totalmente inofensivos para el hombre. Sin embargo, sus residuos fecales sí que poseen un alto poder alergénico. Para su aparición y desarrollo se han de dar algunos factores, como una temperatura y humedad ambiental adecuadas. Se podría fijar en alrededor de 25ºC y un 70-80%. Además, valores por debajo del 45% son letales para ellos.

Lo más habitual es que podamos encontrar ácaros en colchones, almohadas, alfombras, sillones, mantas, edredones y también en el pelo de animales. Se estima que hay en todo el mundo unas 30.000 especies distintas, lo que supone una cifra espectacular.

¿Cómo evitar la alergia a los ácaros?

Desde Plagastur vamos a ofrecerte una serie de consejos que permitirán a cualquier alérgico reducir y mejorar notablemente los resultados de cualquier tratamiento contra la alergia a los ácaros. Son medidas sencillas, pero realmente útiles:

– Ventilar el dormitorio diariamente, evitar que la temperatura sea superior a 22ºC y, por supuesto, evitar las manchas de humedad.

– El mobiliario ha de estar controlado y contar únicamente con lo indispensable, evitando libros, pósters, alfombras, cortinas o moquetas.

– La limpieza del dormitorio resultará fundamental. Ha de realizarse siempre por las mañanas y con las ventanas abiertas.

– Tanto el colchón como las almohadas han de ser de materiales anti-ácaros.

– Además, las sábanas o fundas de la cama se han de lavar en agua caliente para matar y limpiar los alérgenos que pudieran existir en estos tejidos. Acuérdate de mudar la cama una vez a la semana.

– La aspiradora también será una herramienta muy útil en nuestro día a día, ya que perite la eliminación de ácaros muertos.