Enfermedades que transmiten las palomas

En Plagastur somos grandes especialistas en el control de plagas, APPCC o legionella. Pero, en esta ocasión, nos gustaría centrarnos en otro punto que consideramos importante: Las enfermedades que transmiten las palomas. Aunque nos cueste creerlo, estas aves pueden ser las causantes de una buena cantidad de problemas para la salud.

Para evitar situaciones potencialmente peligrosas, actividades como el control de aves son realmente importantes para evitar su proliferación en zonas urbanas. Las palomas se alimentan de toda clase de basura y restos de actividad humana. Para descansar, suelen hacerlo en las cornisas de los edificios, donde depositan sus heces.

Seamos claros. La imagen idílica de las palomas comiendo en parques y revoloteando tranquilamente no se ajusta a la realidad. Hoy en día, son muchas las ciudades y los pueblos que están invadidos por ellas, ocupando mobiliario urbano y convirtiéndose en un riesgo para la salud de la población, ya que pueden ser portadoras de una buena cantidad de enfermedades infecciosas. Eso sí, para nuestra tranquilidad, tenemos que tener claro que, para un contagio, es necesario y contacto directo con estas aves o con sus excrementos.

Algunas de las enfermedades que transmiten las palomas son:

Clamidiosis: También llamada Psitacosis. Una enfermedad causada por una bacteria llamada Chamydia Psittaci. Esta dolencia es transmitida habitualmente por especies de aves como loros, periquitos, papagayos o palomas cuando son previamente infectadas. Se infecta por vías respiratorias, secreciones nasales, excrementos o plumas. Entre sus efectos, destacan síntomas parecidos a la neumonía o gripe, pudiendo causar dolencias digestivas y pudiendo afectar a los pulmones, el bazo o el hígado.

Enfermedades palomasSalmonelosis: Otra de las enfermedades que transmiten las palomas. Sus excrementos pueden ser una vía de infección de la salmonela, una infección habitual por alimentos contaminados. Entre sus principales síntomas, hay que destacar fiebres, náuseas, diarreas, vómitos o cuadros de dolor abdominal.

Alveolitis alérgica: Se trata de una reacción alérgica causada por una situación de hipersensibilidad a sus plumas o al polvo fecal de estas aves. Eso sí, es necesario un contacto a lo largo del tiempo, por lo que suelen ser un mal que afecta a persona que realizan tareas de limpieza o que trabajan en criaderos. Además, entre sus signos más habituales se encuentran la tos, dificultades para respirar, fiebre o escalofríos.

Criptococosis: La última de las enfermedades que transmiten las palomas cuyo responsable es un hongo llamado Crytococcus Neoformans y que se localiza en los excrementos de las palomas. Para un contagio en humanos, es preciso tener un contacto con los nidos de las palomas, lugar en el que existe una mayor concentración de parásitos. La enfermedad puede manifestarse como una meningitis, con infección pulmonar, tos, estornudos con sangre y fiebre.